VOLUNTARIADO DE MADRID: ULTIMA REU SAN BERNARDO, ADELANTE VALORES!!

Un volunta del grupo de Madrid, nos comparte la "despedida" de la ofi vieja y la "declaración de intenciones" para la nueva ;) (Preparense!)

Seguramente os llegarán noticias de que Greenpeace ha cambiado de sede. También ha cambiado para nosotras, las (personas) voluntas de Madrid. 

Eva dijo que le hicimos trampa, que subimos a hacernos una foto y nos quedamos en la reunión... Pero Eva, seguro que lo recordarás con una sonrisa, porque quizás esta haya sido la última reunión de 20 años de Greenpeace en San Bernardo, 107. Y no acabó ahí la cosa, seguimos en el “italiano”, bar cutre que bien merece volver de vez en cuando, y que sumó, al cariño que le tenemos a un escenario bohemio donde los haya, la reunión más bonita en la que estoy desde que soy volunta en Madrid: 14 de las 19 personas que estuvieron en la reunión postergando el fin del encuentro, hablando, compartiendo, deseando, riendo... sin duda más de lo habitual. Y también echando en falta a quien no estuvo o se marchó antes de tiempo.

Y es que en el grupo de Madrid estamos celebrando un momento especial, donde incluso una actividad que nos sale mal como el día de la paz sorprende por otros motivos. Donde surgen personas como Laura para tirar del carro, que no la veréis en la foto, pero siempre está detrás. Donde la mayoría del grupo son mujeres, con una media inferior a los 30, y unos cuantos hombres que rozan (más bien sobrepasan) los 50, reinventándose y tratando de poner freno al patriarcado para equilibrar las voces. Donde igual se encuentran mujeres que comparten clase, que mujeres que van o vienen de París, de Nueva York, de Nicaragua, de Canarias, de Soria o de Murcia (al fin y al cabo, esto es Madrid). Donde pretendemos ser y llegar a más, estar en carnaval, en nuestro encuentro de El Escorial, donde Adrián se mantiene o Patricia reaparece. Donde la intensidad hace que surjan escaladoras que serán activistas y si no las dejan montaremos el lío para que las dejen; surge el amor, lo veíamos venir; surgen ingenieros para terminar con las nucleares; surgen incidentes políticas que no entraron en el cupo y harán incidencia rompiendo los esquemas de Juande y de Alicia; surgirán líneas rojas desequilibrando las negociaciones con El Corte Inglés; llega el teatro a Usera, el barrio chino de Madrid, con fuerzas renovadas; seguimos en institutos de adolescentes enfrentándose al reto medioambiental; surgen representantes en movimientos en los que no habíamos estado y acogeremos al Grupo Violeta en la próxima mani del 8M.

Nos toca hacer scouting para encontrar un bar en condiciones cerca de la calle Valores, donde está la nueva sede. Pero en Madrid, tenemos muchos valores, muchos planes, muchas jóvenes promesas, muchos bares y muchas ganas de invitaros.

Posdata: ¿De verdad creéis que vamos a terminar las reuniones a las 19.30?