Jornada #MalditoPlastico Girona

Si hay algo que pueda describir nuestra participación en la campaña es la sorpresa. Y muy grata. Somos un grupo de voluntarios muy incipiente, hemos participado en contadas campañas y todavía nos cuesta tener previsión del impacto que tiene la difusión. La primera grata sorpresa fue la cantidad de voluntarios que llegó al punto de encuentro preparados con bolsas, guantes y ganas de colaborar. Fue una alegría ver a gente que venía de forma altruista de varios puntos de la provincia. Tras dar las indicaciones necesarias, fuimos a la zona de costa donde haríamos la recogida y ahí tuvimos la segunda gran sorpresa: la playa parecía estar impoluta. Lamentarse no serviría de nada, así que nos pusimos manos a la obra.

La mayor sorpresa, quizá la más amarga, llegó cuando, pasadas dos horas de recogida, acumulamos todos los desechos encontrados en un punto de la playa: montañas de latas, botellas y paquetes de un solo uso, cantidad de bastoncillos, tapones, y cientos de restos plásticos imposibles de identificar. Por si fuera poco, había bidones, sillas, cascos, entre otros. ¿Cómo podía ser que no los hubiéramos visto al llegar a la playa? No hay peor ciego que el que no quiere ver, así que esperamos que poco a poco podamos ir abriendo los ojos a un maravilloso mundo que nos empeñamos en destruir.