Desacelerando el consumo

Han empezado las rebajas de enero, y las calles de Barcelona están llenas de gente que esperaba este momento para salir de compras. Pero estas personas, ¿se han parado a pensar si realmente necesitan toda esa ropa y aparatos electrónicos? ¿Son conscientes de los recursos explotados y las consecuencias que tiene el sobreconsumo para el planeta?

El pasado sábado 19 de enero, salimos por las calles más céntricas de Barcelona para reivindicar un cambio en este estilo de vida consumista. Recorrimos algunas de las calles más atiborradas de gente de nuestra ciudad realizando una Slow Shopping Walk, una performance simbolizando el consumo responsable.

Al contrario que las personas que pasaban por nuestro lado, caminábamos tan despacio que a nadie le pasábamos por alto. Miradas curiosas, cabezas que se volteaban a nuestro alrededor, móviles grabando a nuestro paso y algunas sonrisas de apoyo acompañaban nuestra marcha. Sentimos que llegamos a mucha gente y que sin duda despertábamos interés por dónde pasábamos.

Nos fuimos a casa con gran sensación de satisfacción y muchas ganas de repetir. Todavía nos queda mucha Barcelona por recorrer!