APRENDIENDO DE BERLÍN

Final de Noviembre 2017. Navarros, baleares y valencianos partimos rumbo Berlin. Objetivo: conocer el Sistema de Depósito y Retorno de envases de Berlin. Uno de los 40 lugares del mundo donde lo utilizan y donde se reutilizan y reciclan cerca del 99% de los envases plásticos, vidrios y latas de bebidas.

En dos días visitamos pequeñas tiendas, supermercados, fábricas en un sistema circular, milimétricamente funcional. A mano y a máquina, los berlineses no dejan caer una botella en el suelo.

En el kiosko una bolsa cerrada, una brida con código de barras, identifica sus envases recogidos. El camión que trae, lleva las bebidas vacías. Y el tendero recibe a final de mes, un buen ingreso por los envases recuperados. En la fábrica, los envases llegan limpios, porque no se mezclan con nada más en cualquier contenedor. Y así, ese material vale mucho dinero.

Y así, una y otra vez, las botellas van y vuelven del super, de la tienda, de casa de cada uno... 1.000 veces. Y por el camino no queda plástico en las cunetas, campos, mares. Y todos ganamos en ese camino. Camino de la inteligencia.

Vueltos a España, me sorprendo mirando cada lata, cada botellín de agua, cada cientos de envases desparramados por todas partes en nuestro país. Y pienso... Quiero reciclar de verdad! (Y la tierra y el mar libre de plásticos).