Apoyando a Portugal

Siempre me invade la incertidumbre cuando voy a participar en una actividad en otro país, pero quizá es para mi uno de los momentos más emocionantes dentro de Greenpeace.

En este caso tocó Portugal, que si bien está muy cerca, todo cambia cuando llegas a su capital. Once personas nos fuimos desde España para colaborar con GAIA (Grupo de Acção e Intervenção Ambiental) un grupo ecologista portugués,  y evitar que GALP haga prospecciones en sus costas, pero esta vez de manera diferente: con un flashmob.

Nos fuimos a la sede de la petrolera disfrazados de animales marinos (cangrejos, medusas, peces...). ¿Os imagináis a 20 personas disfrazadas así viajando en bus?... pues sí, la vergüenza se quedó en casa.

Los agentes de seguridad del edificio no nos dejaron estar mucho tiempo, pero sí el suficiente para hacer la coreografía que habíamos preparado y dejarles de recuerdo un poco de arena de playa.

Todo fue muy rápido pero intenso, y sin apenas tiempo para más, toca ya despedirse de los compañeros de Portugal y regresar a España, con el recuerdo de los momentos vividos y de la gente que conocimos, que según nos han contado, la costa portuguesa estará de momento a salvo de las prospecciones, aunque no bajaremos la guardia.

César Pereira