Activista por un día

Trabajar en Greenpeace es un sueño y una oportunidad para las personas que estamos convencidas en que es necesario actuar para dejar un mundo mejor. A casi un mes de cumplir un año en el departamento de fundraising, con herencias y grandes donantes, me siento todavía más orgullosa del equipo y del trabajo que hacemos.

Desde el departamento de movilización nos pidieron apoyo para la acción de Bilbao. Y no lo dudé. Escribí a mis responsables y les pedí que me dejaran estar, que pudiera vivir en primera persona y desde dentro una acción. Lo tuve claro, conocer de primera mano me ayudaría a construir historias y argumentar mejor mis peticiones a donantes.

La experiencia ha sido brutal! En los 4 días que estuvimos pasé por estados de ánimo y emociones variadas. Una gozada poder conocer a gente de diferentes lugares con un proyecto común.

Las seis horas que estuvimos los cuatro compañeros (casualmente todos de diferentes departamentos) en el contenedor pasaron rápido. Queríamos cubrir la protesta pacífica y hacer llegar el mensaje de “no armas marca España” con destino a Arabia Saudí. Era clave poder llamar la atención sobre el oscurantismo que envuelve el comercio de armas, que son utilizadas contra la población civil en conflictos armados.

Sólo quiero terminar dando las GRACIAS a todas las personas que organizaron la campaña, la actividad, a mis compañeros y mi departamento por darme la oportunidad de vivir una acción desde dentro.

Y por último compartir con todas vosotras lo que muchos donantes me dicen cuando me reuno con ellos. “Sin acciones no hay Greenpeace”. Es nuestro sello de identidad, nuestra marca y además lo hacemos muy bien!

Patricia Prieto, Legacies & Major Donors GPE